martes, 7 de enero de 2014

CONSEJOS PARA IR DE REBAJAS (1ª PARTE)

Llegan las rebajas y es hora de salir de compras. Vamos a encontrar grandes descuentos y es el mejor momento de renovar tu fondo de armario y concederte algún caprichito.
Es recomendable que antes lanzarnos a las tiendas, miremos que tenemos en nuestros armarios.
Muchas veces  nos encontramos en un rincón de nuestro vestidor algunas prendas con la etiqueta puesta y que teníamos olvidadas: unos pantalones que en la tienda nos sentaban genial pero una vez en casa, vemos que nos hace bolsa. Un vestido que nos parecía indispensable pero que nunca nos hemos puesto ya que no ha surgido la ocasión de lucir ese escote tan generoso. O esos zapatos que parecían tan cómodos y que después de ponértelos una vez para andar por casa te hicieron rozaduras.
A veces pasan estas cosas. ¡Y es una pena, porque sería fabuloso que pudiéramos sacarle todo el partido posible a la ropa que tenemos! No ponérsela implica un dinero gastado tontamente. ¡Qué rabia dar despilfarrar! Y más con lo que actualmente cuesta ahorrar cada céntimo.

Todas las guías de compras nos aconsejan que planifiquemos nuestras adquisiciones. Pero por muchas listas que hagamos anotando nuestras necesidades y pensemos todas las combinaciones posibles que podemos hacer con una prenda, todas hemos acabado en alguna ocasión con ropa que no nos hemos puesto nunca o a la sumo una o dos veces.
Da igual que nos dejemos llevar por las tendencias, o que nos cerremos en banda a ellas y sólo compremos básicos,  siempre acaban algunas prendas  muertas de risa en el armario y sin embargo otras, estamos deseando recogerlas de la secadora para plancharlas y volvérnoslas a poner.

Así que la clave no debe estar en la previsión, ni en el razonamiento lógico a la hora de comprar cada prenda, como puede ser elegirlas de calidad y que combine con el resto de prendas de nuestro armario ¿Qué puede ser entonces?
La clave está en el probador. Estas son las cosas en las que debes fijarte antes de pasar por caja:
1.- Ten en cuenta las tallas. No todo lo que nos entra nos queda bien y no todo lo que tiene la misma talla nos entra. Recuerda que cada marca tiene un tallaje, y no se puede usar la misma talla en todas las marcas o incluso en distintos modelos de la misma marca. Es conveniente llevarnos al probador varias tallas de un mismo modelo y una vez que has dado con la correcta, fíjate en cómo te queda. Verifica que puedes moverte cómodamente y sobretodo puedes agacharte o levantar tus brazos sin que la prenda se mueva de sitio o muestres tus intimidades. Si lo que te pruebas no te permite hacer movimientos naturales, o al hacerlo queda a la vista tu ropa interior, descártalo.
2.- Cerciórate de los retoques o composturas que se necesita hacer en la prenda para que te quede ajustada a tu cuerpo. Subir un bajo, arreglar una manga o acortar una falda, puede ser determinante para que el efecto de una prenda varíe completamente. Presta atención adonde se deben realizar los ajustes y comprueba que son viables. Muchas tiendas de ropa ofrecen servicio de composturas y ellos te orientarán sobre este tema,  pero en otras ocasiones pensamos en comprar la prenda y llevarla a que alguna costurera de confianza la retoque. Atención, porque si hay estampados, apliques, pinzas o costuras puede ser tan complicado y costoso realizar los arreglos que además de no valer la pena, no siempre quedará bien.
3.- Si vas a comprar unos zapatos, mira bien el interior y comprueba que no hay costuras o dobleces que acabarán por hacerte rozaduras. Verifica que el material sea de calidad, flexible y transpirable. Lleva siempre unas medias y unos calcetines en tu bolso. Así cuando vayas a comprar unos zapatos o zapatillas de deporte podrás probártelos con la media o calcetín adecuado. Pruébate siempre los dos pies. No entiendo la manía que tienen en muchas tiendas de ofrecerte sólo el pie derecho. La mayoría tenemos las dos partes del cuerpo asimétricas, y en general podemos tener un pie ligeramente más grande que el otro. Anda por la tienda, y mueve los pies: girándolos y hacia arriba y abajo. Si notas alguna molestia, no te lo pienses: déjalos en su lugar y sigue buscando los tuyos.  Aunque sean preciosos, acabarás por no ponértelos.
AQUÍ tenéis más consejos para ir de rebajas y volver a casa con prendas estupendas a las que darás muchísimo uso. ¡No te pierdas la segunda parte del artículo!

Muchísimas gracias por vuestras visitas y comentarios.

Si os apetece podéis seguirme en facebook bloglovin o google friend (barra lateral).

Ya sabéis que como cada día, tenéis nueva entrada en mi otro blog de


Rocío

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...